Los alimentos calentados en el microondas pierden nutrientes

¿Los alimentos calentados en el microondas pierden nutrientes?

El microondas es un importante electrodoméstico para el hogar, siendo utilizado para calentar los alimentos por medio de ondas electromagnéticas y transferencia de calor.

¿Hay que tener cuidado con los microondas?

Este aparato frecuentemente es señalado de causar diversos males a las personas. Uno de los mitos más escuchado es la aseveración que su uso disminuye el valor nutricional de los alimentos. Pero, ¿Por qué puede suceder esto?

Temperatura, tiempo de exposición y agua son la clave

Los microondas están alimentados por un dispositivo llamado magnetrón, que convierte la energía eléctrica en microondas, que tienen una propiedad que les hace perfecto para calentar la comida, debido a que solo calientan ciertos tipos de moléculas, fundamentalmente el agua.

Por eso es que cuando colocas el alimento en un plato de cristal este último no se calienta dentro del horno de microondas.

Temperatura, tiempo de exposición y agua son la clave

Las microondas apuntan selectivamente a las moléculas de agua, la radiación se absorbe rápidamente, haciendo que las moléculas vibren y choquen entre sí, generando una vibración que produce calor y calienta los alimentos.

Lo primero que debes tomar en consideración es que cualquier sistema de cocción que utilices degrada en algún porcentaje los niveles de nutrientes de tus alimentos. No importa si utilizas cocina eléctrica o gas, horno eléctrico, parrilla o microondas, por lo que podemos decirte que tal afirmación no se fundamenta en investigación alguna.

Ahora, el horno de microondas efectivamente puede afectar los diferentes nutrientes de los alimentos, pero ese efecto no es exclusivo de dicho electrodoméstico, ya que la mencionada degradación obedece es al proceso de calentamiento en sí mismo, es decir la cantidad de calor y el tiempo de exposición al que son sometidos, la cantidad de agua también es un factor determinante.

Otro factor a tomar en cuenta al momento de someter un alimento a un proceso de calentamiento tiene que ver con el tipo de nutriente.

Algunas vitaminas como la B12 y C pierden su capacidad nutritiva más rápido cuanto se calientan, mientras que otros y por el contrario favorecen.

Cuando cocinas alimentos con agua, como es el caso de las verduras y vegetales, buena parte de los nutrientes se quedan en el agua, lo cual no es aprovechado la mayoría de las veces por las personas.

Entonces se puede deducir que el secreto está en exponer los alimentos el menor tiempo posible a la cocción y utilizar menos agua.

De ahí que por la rapidez con la que calienta el microondas quizás lo convierte en el método más apropiado para conservar las propiedades nutritivas de los alimentos. Cuando de alimentos sólidos se trata, nada mejor que un horno de microondas.

Un consejo, cuando vayas a utilizar tu microondas lo mejor es que cubras la comida con una tapa antes de calentarla.

La demostración de cómo el agua actúa en la degradación de los nutrientes, proviene de un trabajo reciente que indago acerca del efecto de los diferentes métodos de cocción en 20 vegetales en términos de capacidad antioxidante.

El estudio determinó que la cocción por ebullición y presión llevaron a más pérdida de propiedades nutritivas, al tiempo que la cocción a la plancha y por microondas retuvo más nutrientes. Lo que sí existen son pruebas que el uso del microondas puede disminuir el sabor en los alimentos.

La eficiencia del calentamiento por microondas depende de las propiedades del material

Por ejemplo y si colocas alimentos con un contenido de agua variable en un horno de microondas, se calentarán a diferentes velocidades.

Es viable que salga un plato de comida con una parte muy caliente, mientras que el resto aún puede estar frío.

Además la posición de los alimentos dentro también afecta el campo electromagnético dentro del horno.

Es por eso que la mayoría de los hornos de microondas vienen equipados con un giradiscos que hace rotar los alimentos para lograr un calentamiento uniforme.

Radiación inofensiva

La radiación de microondas no es lo suficientemente energética como para romper los enlaces moleculares, por eso se le considera radiación no ionizante.

La capacidad que tienen los microondas para calentar el agua, igual lo hace con el agua en tu cuerpo, lo que puede generar  ciertos efectos biológicos, siendo por eso que los hornos de microondas están bien protegidos.

Se aconseja no utilizar microondas con muchos años tras de sí y por el riesgo de que funcionen mal. Importante, no colocarse directamente frente al microondas cuando esté funcionando, ya que la radiación cae rápidamente con la distancia, por lo tanto, colócate en una distancia prudente, así cualquier fuga mínima no representa riesgo alguno.

Entonces podemos concluir que el horno de microondas es una tecnología segura. Tal vez, muchos prefieran otros métodos para cocinar, pero no podrán negar que es una excelente herramienta para calentar alimentos.

Rapidez, comodidad y aprovechamiento hacen del microondas un electrodoméstico verdaderamente útil en la cocina de cualquier familia. En algunos casos, el microondas hasta hace que los alimentos sean más nutritivos porque los hace más fáciles de digerir y absorber.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *